Noticia

imprimir
28/01/15

La Guardia Civil desarticula un grupo dedicado al comercio internacional de bienes culturales expoliados en yacimientos de Egipto

En la operación se ha detenido a 5 personas en España (cuatro ciudadanos egipcios y un anticuario español) y 2 en Egipto. Se han intervenido en el puerto de Valencia 36 bienes arqueológicos expoliados posiblemente en los yacimientos egipcios de Saqqara y Mit Rahina

Según la UNESCO determinados grupos terroristas emplean para su financiación, entre otras actividades, el tráfico ilícito de bienes culturales robados en museos o yacimientos arqueológicos de países en conflicto

La Guardia Civil ha trabajado en coordinación con la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Educación Cultura y Deporte, la Agencia Tributaria, EUROPOL, la UNESCO, la Embajada de Egipto y autoridades judiciales y policiales de diversos países

La Guardia Civil desarticula un grupo dedicado al comercio internacional de bienes culturales expoliados en yacimientos de Egipto

La Guardia Civil, en el transcurso de la operación HIERÁTICA, en la que ha trabajado coordinadamente con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Agencia Tributaria, ha desarticulado un grupo dedicado al expolio de bienes culturales de yacimientos arqueológicos egipcios para su posterior comercialización en otros países.

En la operación han sido detenidos 5 integrantes de la red en Barcelona y Tortosa (cuatro ciudadanos egipcios y un anticuario español) y otros 2 en Egipto, como presuntos autores de delitos de contrabando de bienes culturales, blanqueo de capitales y pertenencia a grupo criminal de carácter internacional. Asimismo, se han intervenido un total de 36 bienes culturales que por sus tipologías y características pueden haber sido expoliados en los importantes yacimientos arqueológicos egipcios de Saqqara y Mit Rahina.
 
Las investigaciones se iniciaron cuando la Unidad del Servicio Fiscal de la Guardia Civil en el puerto de Valencia inspeccionó unas vasijas decorativas de escaso valor, que habían llegado en un contenedor procedente de Alejandría (Egipto) y con destino final a Barcelona. Los agentes detectaron una serie de piezas ocultas en su interior (figuras humanas y de animales, vasos funerarios, ánforas, pequeños bronces, etc.).
 
Esta circunstancia fue comunicada al Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, que inició una investigación con la finalidad de identificar y detener a los autores de este tráfico ilícito de bienes culturales.
 
Tras las primeras investigaciones se pudo conocer la identidad del receptor de las piezas en España, una persona de nacionalidad egipcia residente en Barcelona, por lo que los agentes establecieron contactos con las autoridades de Egipto en Madrid, con el fin de determinar la procedencia de las piezas incautadas. La embajada confirmó que los objetos intervenidos eran de procedencia egipcia y que habían salido ilegalmente de ese país, por lo que las investigaciones se dirigieron a identificar la trama en su origen.
 

Piezas depositadas en el Museo Arqueológico Nacional

 
Dado el valor de los bienes culturales intervenidos, la Subdirección General de Protección Patrimonio Histórico del Ministerio de Educación Cultura y Deporte determinó que el mejor lugar para la custodia, conservación y peritaje de las piezas era el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, donde fueron depositadas y analizadas en profundidad por expertos.
 
Los resultados del estudio realizado por el Departamento de Antigüedades Egipcias y del Oriente Próximo del Museo determinaron que el valor de los bienes intervenidos superaba el umbral de los 150.000€ que marca la ley de Represión del Contrabando para diferenciar en importaciones los delitos de las infracciones administrativas y que por tanto el asunto podía ser judicializado y perseguido como delito.
 
Tras someter al receptor de la mercancía en España a un dispositivo de control y vigilancia, fueron identificadas otras cuatro personas implicadas en los hechos y se pudo averiguar el grado de participación de cada una   y la estructura con que contaba el grupo en Egipto para enviar las piezas arqueológicas a España.
 
Las medidas de seguridad que adoptaban los detenidos (reuniones en mezquitas y locales ubicados en zonas marginales, cambio frecuente de domicilios, etc.), dificultó en gran medida la investigación.
 
La red en España, compuesta por tres personas egipcias residentes en Barcelona, organizó el contrabando de los bienes arqueológicos desde Egipto a España, contratando para ello a otro ciudadano egipcio sin antecedentes aduaneros, para no levantar sospechas, que se encargaría de recibir la mercancía en el puerto de Valencia y de su posterior entrega a los organizadores.
 
Por otro lado, una quinta persona de nacionalidad española, un anticuario de Barcelona, sería el encargado de dar salida en el mercado ilícito a los bienes culturales.
 

Se investiga el número de bienes comercializados en otros países

 
Igualmente en el transcurso de la investigación se identificó a los miembros de la red en Egipto, por lo que se trasladó esta información a las autoridades de ese país, dando como resultado la detención de otras dos personas. La investigación continúa abierta en Egipto y no se descartan nuevas detenciones.
 
En los cuatro registros domiciliarios practicados en Barcelona los agentes intervinieron dinero; documentación sobre varios contratos y actividades de contrabando de bienes culturales; documentos sobre envíos de contenedores procedentes de Egipto con bienes arqueológicos, que posteriormente fueron vendidos en otros países europeos; etc.
 
Todos estos documentos están siendo analizados por los investigadores de ambos países para determinar la cantidad de bienes arqueológicos expoliados y comercializados por la organización criminal en terceros países.
 

Plan de Defensa del Patrimonio Histórico Español y cooperación entre ministerios

 
Esta operación es fruto de la cooperación entre los diferentes departamentos ministeriales (Asuntos Exteriores, Hacienda, Interior, Cultura) y se enmarca en el Plan para la Defensa del Patrimonio Histórico Español que puso en marcha la Guardia Civil en 2012. Una de las medidas que se adoptaron con este plan fue la intensificación de los servicios dirigidos a impedir la entrada y distribución ilícita de bienes culturales en el espacio europeo.
 
En este sentido, se están llevando a cabo numerosas actividades bajo la dirección y coordinación de Europol, con el fin de detectar e impedir este tipo de delitos en España y el resto de Europa.
 
De hecho, esta operación se ha llevado a cabo en el marco de una operación más amplia, denominada AUREUS, dirigida por Europol y desarrollada en dieciséis países (11 europeos y otros con acuerdos operativos), contra el tráfico ilícito de bienes culturales. Se trata de una operación tipo impacto (Action Week) propuesta por la Guardia Civil y la Policía de Chipre a esa institución policial europea.
 

Tráfico de bienes culturales para financiar grupos terroristas

 
La UNESCO, en la reunión celebrada el pasado mes de diciembre en París, puso de manifiesto la proliferación de grupos delictivos derivados de los conflictos armados en Oriente Medio y países próximos, generalmente con una gran riqueza arqueológica, donde determinados grupos terroristas emplean para su financiación, entre otras actividades, el tráfico ilícito de bienes culturales robados en museos o yacimientos arqueológicos.
 
Para luchar contra ese expolio cultural de países en conflicto la Guardia Civil ha dispuesto que sus unidades incrementen las labores de inspección en puertos, aeropuertos, fronteras, etc., con el fin de detectar el contrabando y comercio ilícito de este tipo de bienes.
 
Durante el desarrollo de la operación HIERÁTICA, la Guardia Civil ha trabajado coordinadamente con la Subdirección General de Protección del Patrimonio Histórico del Ministerio de Educación Cultura y Deporte, Museo Arqueológico Nacional de Madrid, el Departamento de Aduanas de la Agencia Tributaria, Europol, Embajada de Egipto en Madrid, Autoridades Judiciales y policiales de diversos países y la Unesco. 
 
Para más información pueden ponerse en contacto con la Oficina de Prensa de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, teléfono 91 503 13 27.

separador

Imágenes de la noticia

La Guardia Civil desarticula un grupo dedicado al comercio internacional de bienes culturales expoliados en yacimientos de Egipto