News

imprimir
24/03/12

La Guardia Civil desarticula una red internacional dedicada al comercio ilegal de angulas

Se ha detenido a 14 personas, se han llevado a cabo 7 registros y se han intervenido más de 1.500 kilos de angulas, valoradas en más de un millón y medio de euros

La anguila europea es una especie protegida por el convenio CITES y está prohibida su venta a países no pertenecientes a la Unión Europea

La Guardia Civil dispone de la tecnología que permite la identificación y caracterización genética de especies protegidas por el convenio CITES

La Guardia Civil en la denominada “OPERACIÓN SUCULENTA”, ha desarticulado una red internacional dedicada al comercio ilegal de angulas entre la Unión Europea y varios países asiáticos.

La operación ha culminado con la detención de 14 personas, la realización de 7 registros, la incautación de diverso material para la falsificación de documentos (certificados falsos, sellos de caucho oficiales, documentos contables, ordenadores, etc.) y la intervención de un total de 1.580 kilos de angulas, cuyo valor final estimado superaría los 1.650.000 euros. Se calcula que el volumen anual de angulas exportadas ilegalmente puede superar los 5.000 kilos.

La anguila europea está especialmente protegida

La anguila europea (Anguilla anguilla) es una especie que se encuentra recogida en el Convenio CITES con una figura de protección especial (Apéndice II). Dada la situación en la que se encuentra actualmente, las autoridades competentes aprobaron la suspensión total de las exportaciones fuera de la Unión Europea, es decir, una cuota “CERO”. En su estado alevín, conocida como angula, alcanza un importante valor económico.

A lo largo de la investigación se pudo acreditar que los implicados compraban las angulas en diferentes lugares del territorio nacional, especialmente en Asturias y en Galicia (muchas de ellas capturadas realmente en Portugal), pero también en otros puntos como la zona de influencia del Delta del Ebro.

Posteriormente utilizaban documentación falsa para camuflar el origen y la naturaleza del producto, y exportaban importantes cantidades a países asiáticos. Con esta actividad multiplicaban sus beneficios ya que, mientras en el mercado europeo la media a pagar por un kilo de angulas podía rondar los 500 euros, en el mercado asiático podía alcanzar los 1.300 euros.

Como consecuencia de los hechos descubiertos en la Operación, se ha procedido a imputar a los implicados por la supuesta comisión de delitos contra la fauna, falsedad documental y contrabando.

Operación internacional conjunta entre Autoridades CITES y Servicios de Aduanas

A principios de octubre de 2011 la UCOMA tuvo conocimiento de la posible existencia de un comercio ilegal de la especie “Anguilla anguilla”, por lo que inició una investigación que apuntaba a que varias personas de la cornisa cantábrica estaban enviando a China diferentes partidas, con una media de 150 kilos por envío. Se detectó la actividad y se montaron los operativos pertinentes, estableciéndose un dispositivo conjunto con la Agencia Tributaria, que permitió intervenir una primera expedición.

A lo largo de los meses se fueron localizando las personas implicadas y se confirmó la existencia de una importante actividad de la red en la comunidad autónoma de Galicia, donde existían diferentes empresas que adquirían el producto recién extraído del río a pescadores tanto gallegos como portugueses. Las angulas eran pescadas sin contar con los permisos correspondientes y no eran presentadas en la Lonja, por lo que se consideran de ilícita procedencia.

También se consiguió comprobar la implicación de otro angulero, con respecto al cual se llevó a cabo la intervención más importante: 530 kilos en un solo envío, que pretendía exportar declarando la mercancía como múgiles (peces sin ninguna protección legal y que habían colocado en las primeras cajas a las que se podía acceder en caso de sufrir una inspección).

Dispositivo conjunto con las autoridades búlgaras

En Bulgaria se estableció un operativo en el que colaboraron las Autoridades CITES de España y Bulgaria y las Aduanas de ambos países. Este dispositivo específico se estableció tras tener conocimiento de que los implicados habían organizado una elaborada estrategia para tratar de eludir una nueva incautación de la mercancía que querían enviar a Filipinas.

Las angulas fueron envasadas en Galicia y transportadas en un vuelo charter hasta Sofía (Bulgaria) donde, tras una supuesta venta a una empresa local, tomarían un nuevo vuelo hacia el destino final en Filipinas. Las autoridades búlgaras, coordinadas con las españolas, realizaron una inspección e intervinieron la mercancía.

Finalmente, se procedió a la explotación de la operación simultáneamente en Asturias, Guipúzcoa, Pontevedra y Tarragona, donde se han llevado a cabo los registros de domicilios e instalaciones de las empresas afectadas y se han incautado un total de 722 kilos de angulas, que se suman a los de las intervenciones anteriores, sumando un total de 1.585 kilos de angulas incautadas.

En los diferentes controles y trámites aduaneros los miembros de la red declaraban que la mercancía transportada eran múgiles u otro tipo de especies no protegidas, por lo que fue preciso analizar diferentes muestras para extraer el ADN, dando como resultado que en realidad se trataba de la especie protegida de anguila europea.

Base de datos de ADN no humano de la Guardia Civil

La Guardia Civil está trabajando en diversos protocolos de caracterización genética de animales. Por lo ambicioso del proyecto no se puede abarcar el estudio de todas las especies, ya que supone un trabajo inmenso para abordar en un único proyecto.
El Servicio de Criminalística de la Guardia Civil actualmente dispone de la tecnología que permite la identificación y caracterización genética de:

  • Especies cinegéticas habitualmente relacionadas con delitos contra la fauna: ciervos, corzos, jabalíes, cabra hispánica, etc.
  • Estudio de muestras de animales domésticos relacionados con hechos delictivos, estudiando evidencias biológicas no humanas en escenarios del crimen.
  • Rapaces protegidas por el convenio CITES: águilas, halcones, etc. con el objetivo de alimentar la base de datos que actualmente está desarrollando.

Actualmente está en estudio la investigación y puesta en marcha de identificadores genéticos en otros grupos animales: reptiles, peces, etc.

La operación continúa abierta y está prevista la imputación de cuatro personas más, de nacionalidades rumana y búlgara.

Las investigaciones han sido llevadas a cabo por la Unidad Central Operativa Medioambiental (UCOMA) del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil.

Para más información y solicitud de imágenes de la operación pueden dirigirse al Gabinete de Prensa de la Guardia Civil, teléfono 915146010.
 

separador
Related news