La Guardia Civil y RSC

 

 

La implantación de un sistema de Responsabilidad Social Corporativa en la Guardia Civil

De acuerdo con lo que se expone en el apartado la Responsabilidad Social Corporativa, la implantación de un sistema continuo de RSC en la Guardia Civil parece un proyecto ambicioso, atractivo y viable, con el objetivo de comprometerse con la sociedad de forma responsable, más allá del desarrollo de las funciones encomendadas legalmente


Como objetivos más concretos de este proyecto podría destacarse la transparencia, la proximidad al ciudadano, ofrecer una guía y un marco de acción para los decisores, fortalecer la imagen de la Guardia Civil, la anticipación, difundir la cultura de seguridad e incrementar el compromiso de la Institución con la sociedad.


Además, tendría un perfecto encaje con el Sistema de Gestión Estratégico de la Guardia Civil, en concreto con los compromisos:

  • C02, afianzar la seguridad de los ciudadanos y prestar auxilio, atención e información con cercanía y calidad
  • P01, optimizar el empleo del capital humano y material disponible
  • P05, proporcionar las relaciones con la comunidad y el conocimiento de nuestra Institución
  • R03, mejorar las condiciones de vida y de trabajo, al igual que el resto de contenidos relacionados con el capital humano, como formación, comunicación y promoción
  • R04, fomentar el uso de los cauces de comunicación y participación
  • R05, mantener y comunicar nuestros principios y valores
  • R07 ser más eficaces en la captación de recursos  y más eficientes en su gestión.

Se trataría de un proyecto global, continuo, abierto, flexible y no ligado a la dotación presupuestaria.


Por todas estas características, así como la propiedad transversal de la materia, es aconsejable que sea desde el propio Gabinete Técnico desde donde se centralicen todas las tareas a realizar, contando con la aportación del conjunto de la Guardia Civil.


Las áreas de interés para este proyecto, de modo inicial y no exhaustivo, podrían ser:

  • Eficiencia e innovación
  • Recursos humanos
  • Ética y valores
  • Medio ambiente
  • Compromiso social
  • Cultura de seguridad
     

El pasado año se presentó la Memoria de Responsabilidad Social Corporativa correspondiente al año 2013, y actualmente se trabaja en la correspondiente al pasado año.


Igualmente, se está trabajando en la adaptación de todo un sistema RSC en la Guardia Civil, que debe suponer la adopción de medidas que tiendan a fortalecer la implicación de la Guardia Civil con la sociedad y el entorno.

Subir

Fases para la correcta implantación del Sistema de RSC en la Guardia Civil

La incorporación de acciones socialmente responsables no deben entenderse como la aplicación de medidas puntuales, sino como una serie de criterios alineados con el Plan Estratégico de la Guardia Civil y que deben guiar las acciones futuras.

 

Fase 1: Análisis de la situación

Esta fase podría darse por concluida con la publicación de las primeras Memorias, donde se ha llevado a cabo un autodiagnóstico de la situación respecto a la dimensión interna (aspectos relacionados con las personas que trabajan en Guardia Civil) y la dimensión externa (relaciones de la Guardia Civil con los grupos de interés, la sociedad y el medioambiente).

Resulta fundamental que se introduzcan aspectos socialmente responsable en la cultura propia de Guardia Civil.

 

Fase 2: Elaboración de un plan de actuación

En la Memoria RSC de Guardia Civil se recogen una serie de “retos” que supondrían el primer paso en esta fase, la formulación de una serie de objetivos que deben lograrse en esta materia.

Una vez marcados los objetivos, deben asignarse responsables que lleven a cabo los mismos, establecer una serie de medidas tendentes a su consecución y fijar unos plazos temporales.

Para ello, sería aconsejable el seguimiento a través de un Grupo de trabajo en el que se represente al conjunto de la Guardia Civil.

 

Fase 3: Aplicación de las medidas socialmente responsables

Para poder aplicar el plan con garantía de éxito, debe existir una comunicación permanente con el personal de Guardia Civil, de forma que se conozcan las medidas a implantar y se reciban sugerencias al respecto.

Los recursos con los que se cuenten y la capacidad de comunicar las medidas a adoptar tanto de forma interna, como externamente tanto a los grupos de interés como al conjunto de la sociedad, serán cuestiones relevantes para poder desarrollar el plan.

 

Fase 4: Evaluación del plan

Una vez que se han aplicado las medidas de responsabilidad social previstas, debemos conocer el alcance de su implantación, determinando su efectividad.

Una forma de realizar esta evaluación sería estudiando comparativamente los resultados de la memoria de los años precedentes con lo conseguido en el año que se pretende evaluar.

En caso de no haber sido posible aplicar alguna de las medidas propuestas, debe realizarse un análisis de la problemática, ofreciéndose soluciones para ejercicios posteriores.

 

Fase 5: Mejora contínua

La Responsabilidad Social Corporativa es un modelo que supone un esfuerzo continuo y constante. A partir de la realización de un informe de evaluación que se plasme en la memoria, el proceso se reinicia, de forma que será preciso formular nuevos objetivos y nuevas medidas, reforzando la comunicación y recogiendo las ideas y sugerencias internas y externas al respecto.

Con este ciclo, se lleva a cabo un proceso de mejora continua que permite abrir el camino hacia la excelencia.
 

Subir