Noticia

imprimir
02/11/12

Fallados los Premios Periodísticos “Guardia Civil 2012”

En Madrid, a las 11,30 horas del día 17 de octubre de dos mil doce, constituido en la Dirección General de la Guardia Civil el Jurado designado para fallar los Premios “GUARDIA CIVIL 2012", convocado por Orden General número 4, dada en Madrid el día 13 de julio de 2012 (B.O.G.C. núm 31, de 24 de julio de 2012), bajo la Presidencia de Francisco Javier Ara Callizo, General  Jefe del Gabinete Técnico de la Guardia Civil, ha acordado otorgar los siguientes premios:

En la modalidad de PRENSA (Diario, Semanario y Revistas):

Al Artículo titulado “Dalton y Aris, azote de los criminales”, de Francisco Javier Barroso, publicado en el Diario “El País” el domingo 18 de marzo de 2012. En él se ha sabido plasmar el día a día de unos guardias civiles muy singulares, los perros del Servicio Cinológico de la Guardia Civil y sus guías.

La existencia y la paciente labor formativa y de adiestramiento de estos guardias civiles pasarían desapercibidos sin artículos como éste, en el que se dan a conocer las diferentes clases de perros con las que trabaja la Guardia Civil, pionera en el adiestramiento de estos animales especializados en la detección de restos biológicos y de papel moneda, así como las adversas condiciones climatológicas y de orografía del terreno con las que se encuentran en su afán  por resolver múltiples delitos.

En la modalidad de TELEVISIÓN:

Al reportaje “La otra huella”, de Sonia Calvo-Fernández y Víctor López, emitido en los Servicios Informativos (A Fondo) de Antena 3 Televisión el día 2 de noviembre de 2012.

Este trabajo destaca por haber sabido ahondar en una de las facetas que convierten a la Guardia Civil, por la diversidad de sus Servicios y Especialidades, en un Cuerpo de referencia a nivel internacional al mostrar el quehacer de los guardias civiles pertenecientes al laboratorio de Criminalística, que han conseguido dar un giro clave en la investigación criminal a través del análisis científico de las bacterias que habitan en la piel humana y que aparte de presentar un perfil genético propio del supuesto agresor, también ofrecen múltiples ventajas de cara a la cadena de custodia, convirtiéndose en una pieza más del puzzle que la autoridad judicial tiene que tener a su disposición.

separador
Noticias relacionadas